Hablar de artesanía es hablar de las viejas maneras de fabricar que perviven en la sociedad moderna. Muchos de los oficios tradicionales, la mayoría, quedaron arrinconados en la memoria y solo unos pocos fueron capaces de sobrevivir y adaptarse a los nuevos tiempos y sus necesidades sin cambiar significativamente las antiguas formas de trabajar. En el municipio de Boiro todavía se conservan algunos de ellos.

Uno de estos obstinados supervivientes es la carpintería de ribera o arte de construir, e incluso reparar, barcos en madera.

Esta actividad de progen milenario tiene en los actuales astilleros de O Chazo uno de los últimos testimonios de la carpintería de ribera clásica. Este taller se constituye en heredero de la tradición de los antiguos "obradoiros" que en el pasado hicieron de Boiro un activo centro de construcción naval, desde el que se botaron tanto embarcaciones tradicionales, lanchas xeiteiras, dornas, racús, (las antiguas traineras), gamelas, chalanas, etc, como barcos de mucho mas porte, como balandros, buques e incluso veleros que atravesaron los océanos. Sirva de ejemplo el velero de tres palos "Guadaira" que en 1922 salió de los astilleros de Francisco Places Fernández en O Chazo para estrenarse en un viaje transoceánico que lo llevaría hasta Brasil.

En la actualidad los herederos de este viejo arte construyen los barcos que las actuales necesidades requiere (mejilloneros, de pesa, ...), por lo que aun hoy una buena parte de las embarcaciones que navegan por nuestras rías llevan impreso en sus formas el mas puro sello de la tradición artesanal gallega.

De igual forma que la madera, la piedra se viene moldeando en Boiro desde tiempos inmemoriables, Iglesias, Pazos, cruceros, molinos, dan fé del trabajo que a través de los siglos desempeñaron los canteros de la comarca.

Actualmente son escasos los representantes que de este tan popular e ilustre oficio tenemos en Boiro. Si queremos contemplar como se trabaja la piedra a la antigua usanza tendremos que acercarnos hasta Cures. Desde sus minúsculos talleres las manos de los últimos canteros boirenses siguen creando algunas de las mas bellas formas en piedra que se pueden admirar.

No debemos olvidarnos en estas líneas de hacer una mención a nuestra industria tradicional de fuegos artificiales, que desde hace mas de un siglo llena de luces los cielos de toda Galicia.

 

 

 

Y si de artesanía hablamos, no debemos tampoco olvidarnos de hacer referencia a los producto que a la manera de antaño se siguen produciendo en tierras boirenses (vino, miel, aguardiente blanca o de hierbas,...) y que aun se puede encontrar en alguna pequeña tienda o en el mercado que se celebra los Martes en la AVDA. de la Constitución.