Boiro y mis recuerdos de la niñez

Oh! hermoso valle, dulces paisajes

alegres, lucientes, melancólicos

retoza el viento en tus rubios trigales

 y en los pilares de tus...........

                                       

Relato Webboiro                  Relato Webboiro

Baja Calidad                       Alta Calidad

    Este poema que yo compuse y dediqué a mi pueblo, tenía muchas estrofas más, hoy ya olvidadas y perdidas en el tiempo. Esto lo componía un niño de  unos catorce años, allá por el año 1962, y aunque para mi este pasado sea aún reciente, han cambiado muchas cosas desde aquél entonces.

Una mirada a ese pasado que me parece tan reciente.....

Quisiera escribir algo sobre esta villa, plasmando y confrontando  su presente y su pasado...

Claro, estoy seguro que a muchos de vosotros os parecerá que ya ha transcurrido mucho tiempo  desde entonces, otros dirán aquello de que "xa choveu ...".

        Para mi y para otras personas que tengan aproximadamente mi edad y se encuentren en una situación análoga o bien parecida, les parecerá que aún ge ayer. Es por eso que este articulo que estoy intentando esbozar se lo dedico a todos los Boirenses, pero en especial a aquellos que como yo, hemos elegido de forma voluntaria o bien forzados por las circunstancias por la DIÁSPORA. Asimismo en este grupo englobo a todos aquellos Boirenses que para ganarse el sustento han tenido que desplazarse a otras latitudes.

 

        Voy a intentar plasmar algunos recuerdos de los años de mi niñez y mi pubertad. A partir de ahí Boiro pasa a ser un recuerdo, una ilusión e incluso tal vez una esperanza. La esperanza de que algún día mis huesos descansen en la misma tierra que me vio nacer y en donde descansan mis antepasados.

        Nací allá por el año 1948, y como veréis, aunque no soy un anciano, tampoco puedo considerarme un jovencito. Y es que por desgracia a las personas, al contrario que lo que le pasa a los buenos caldos, no mejoramos con la edad ni adquirimos eso que se llama "solera".

        Recuerdo cuando tenia unos cinco años aproximadamente mis primeros pasos en la escuela. Era privada, de párvulos. Era la escuela de Maruja Piñeiro y su hermana Lolita, no habían estudiado magisterio ni hecho oposiciones, pero si fueron de una gran ayuda para que los peques de aquél entonces diésemos los primeros pasos, en la enseñanza de aquella España gris. Las recuerdo con cariño y aunque por desgracia ya no están aquí con nosotros, aún así les digo GRACIAS.

        No voy a decir quién soy, ya que eso carece de importancia, soy un boirense de la diáspora y lo importante son esos pequeños recuerdos que puedo aportaros.

        Don Eduardo Nogueira Pereira, Don Alfredo Jeremías y esposa Elena, Dña Amalia etc. etc..

        Los jóvenes que estéis leyendo esto, os preguntareis quienes eran estas personas. Yo os lo diré:

        Eran los maestros, eran las personas que se iban a hacer cargo de la enseñanza obligatoria una vez que habías cumplido los seis añitos.....

        Por aquél entones se solía decir, que la letra con sangre entra, pero aun así yo recuerdo a todos mis maestros con cariño y respecto. Ellos fueron los encargados de darme forma en aquellos tiempos tan difíciles y os puedo asegurar que lo consiguieron.

        Aún no existía el grupo escolar Martín Gómez, actualmente derruido y los profesores estaban desperdigados por los barrios Boirenses. Don Eduardo ejercía en el barrio de A FERRERIA en una casa alquilada por el ayuntamiento a la familia Sánchez. Don Alfredo en la Boliña y Dña Amalia, si mal no recuerdo daba clase a las niñas en el camino viejo, al lado de la entrada principal a el recinto de la iglesia Santa Eulalia....Una vez terminada la construcción del Martín Gómez, calculo que a mediados de los años cincuenta la casi totalidad de los alumnos de Boiro se trasladaron allí.

        Estamos justamente a finales de los años cincuenta y el ayuntamiento llega a un acuerdo con el salmantino Don Neftalí Hernández ,reparan y transforman en un colegio lo que antes había sido casa consistorial y dan acceso a la enseñanza media en Boiro. Este edificio pasó a ser mas tarde hogar para la Benemérita y hoy según se me informa es el juzgado. Recuerdo mis tiempos ese colegio llamado el Sagrado Corazón de Jesús, en especial de aquellos sótanos en que jugábamos en los recreos de los días lluviosos, y recuerdo aquellas inscripciones en las paredes, ya que antes habían servido como cárcel en especial aquella que en grandes letras ponía: ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE de pan.

        Han pasado muchos años, pero borrosamente aún recuerdo los nombres de muchos de los alumnos que asistieron a este centro y que hoy si tienen aún la suerte de estar entre nosotros, disfrutaran de la compañía de sus nietos. Estaréis pensando: Ya, Pero no nos dice ningún nombre. Bueno os diré algunos....: Manuel Sampedro Sánchez , Maria del Carmen Sampedro, José Manuel Suárez Silva, carmen Somoza, Álvaro Lojo, Manuel Sánchez, y muchos mas que aunque estoy viendo sus rostros de entonces, me es imposible de recordar sus apellidos. Un abrazo para todos ellos de mi parte.

        Amigos Boirenses. Os recordáis de aquellas procesiones que organizaba  Don Manuel Maneiro?.Aquel recorrido de unos tres kilómetros y más de quinientas personas ocupando la totalidad de las entradas y salidas de Boiro. Hoy por desgracia para unos y por suerte para otros ya no seria posible hacer eso, a no ser que los participantes tuviesen alas.

        Es verdad, eran otros tiempos, grises pero otros tiempos de los que dejando aparte la polución y los seres queridos que nos han dejado, pocas otras cosas tenemos que añorar.

        Hasta incluso me recuerdo de mis travesuras, yo como todos también las hice. Una en especial se me recuerda. En Cimadevila al lado del cementerio tenia Valverde, más tarde FENOSA, un transformador eléctrico, en el que yo con otros niños en los días húmedos, enlazábamos la descarga de tierra del transformador eléctrico con la puerta de hierro que daba acceso al atrio de la iglesia; me recuerdo de aquellas ancianas que al echar la mano a la manilla, cambiaban de color, se acordaban de todos mis antepasados y antes de empezar la misa, pedían al cura que las confesase. Es verdad esto que os cuento, eran bromas de mal gusto pero que en comparación con las actuales podríamos catalogarlas de MILD.

    ¿Os acordáis de la asistencia medica ?...¿Os acordáis?. Desde luego en nada parecida a la actual, pero en cambió me da la impresión de que los médicos de entonces eran mas humanos, se sacrificaban mas....Os recordáis de Don Atilano, Don Norberto Pijuán, Don José Santos Mieites y naturalmente Don Gonzalo que aunque durante mi niñez  se dedicaba a la industria, más tarde volvió a ejercer la profesión medica.

        Y que me decís de aquellos cines y salas de fiestas en competencia constante. Si Me refiero al cine Gran Vía de  Don Gonzalo  y el de José Outeiro, con su sala de fiestas. Asimismo la familia Armental también hizo sus pinitos en este terreno.

         Hay quienes me preguntan que como es posible que habiendo salido de Boiro con catorce años y no habiendo retornado nunca mas a el, qué como es que mis recuerdos aún no se hayan desvanecido?

         No sabría contestarles, es posible que cuando añoras algo, esto motiva que perdure en tu recuerdo.

         Solo me restan deciros unas palabras de despedida a los Boirenses:

OS Q U I E R O

Relato creado por un Boirense Emigrante - 2005

??